domingo, 18 de diciembre de 2011

Terrorismo emocional

En la tarde de ayer fue detenido el terrible sindicato de la bomba. Dicho grupo actuaba en una espiral de violencia incontrolada durante los últimos meses. Entre sus acciones más destacadas podemos reseñar, la expropiación de un ramo de flores a la patrona de la ciudad. Al parecer durante el veinticinco aniversario de unos de sus fundadores, el ramillete fue repartido entre los balcones de los barrios obreros de la ciudad.
Según la investigación, en dicha noche incluso intentaron, el bombardeo de pétalos sobre la terraza de una de las simpatizantes del núcleo terrorista, cuyo alias es “la chica”, pero al tratase de un tercero no pudieron cumplir su objetivo.
Distintos grupos afines reivindican acciones en todo el estado y se cree que pueden estar detrás de las conversaciones filosóficas mantenidos entre vecinos en los ascensores, en vez de las típicamente meteorológicas.
Después de la noticia la localidad recobra poco a poco la cotidianidad. La ciudadanía vuelve a asumirse en la normalidad. Ya solo piensa en su vida insípida, la posibilidad de que al amanecer vuelvan a encontrarse rosas recordando amores adolescentes, vuelve a ser nula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario