jueves, 5 de agosto de 2010

Piedad Miguel Mena


Hace tiempo que mis lágrimas no son vertidas por leer un libro, es más cada día me cuesta más acodarme de la última vez que llore. Pero estos 100 latidos que se escapan del corazón de la portada, estos 100 relatos que Miguel Mena nos presenta en su novela “Piedad” no me han dejado indiferente.
100 microrelatos intimistas contados en verso, pero sin duda con gran parte de prosa. Acompañados de fotografías para invitarnos a parar el tiempo para disfrutar de las fotografías que nos plasma los relatos y de las fotografías sacadas de otra de las aficiones de Miguel.
A demás de manejar perfectamente la esencia pura del relato breve, en su libro se nos presenta a Daniel, el niño sin palabras. El niño que vive con el escritor de este libro que es su hijo y que sufre de una de esas “enfermedades raras” el síndrome de Angelman.
Estas 100 piezas de puzle, estos 100 telegramas de la autobiografía de Miguel Mena es una obra de arte. Una obra que nos presenta las aficiones de Miguel, (el ciclismo, la fotografía, la música y su Real Zaragoza) su ciudad y sobre todo su relación con su hijo.
Un libro escrito en las noches de insomnio que nos invitara a pensar lo paradójica que puede ser la vida y nos despertará la conciencia. Pasará mucho tiempo para que se me olvide el relato “Raro” que me recuerda mucho a uno de los poemas de Patricio Rascón.
El libro está disponible en la biblioteca pública.

2 comentarios:

  1. Lo buscaré y lo leeré.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  2. Pues luego me cuentas si te a gustado de que lo leas.

    ResponderEliminar