martes, 20 de julio de 2010

Dunas en la cama

Dice Juan José Millas que lo únicas historias que un escritor puede contar y merezcan la pena, se escriben antes de desayunar. Quizás entones, sea cuando toda tu sangre este libre para irrigar tu mente. Libre por que con el ayuno, toda la sangre que no tiene que estar ocupada de digerir los alimentos oxigena completamente tu mente, de una manera única, ordenar tus recuerdos y sentimientos para transformarlos en la mundología, capaz de transmitir tus experiencias a otras personas.

En verdad, las únicas historias que merecen la pena se escriben a las 3 de la mañana. Es en ese momento cuando el peso de la vida, convierte el sueño en algo liviano. Es en una de esas noches en las que conciliar de nuevo el sueño es una tarea ardua, cuando descubres que el amor cuando nace es maravilloso, pero cuando termina a parte de maravilloso es inefable, simplemente por haber sentido y por tanto, sentirte vivo.

En esos momentos es cuando tu mirada, es capaz de ver lo hay detrás de la ventana en la que con la mirada perdida, se asoma la mujer que Hopper reflejo en sus cuadros. Te planteas si la mujer, será una especie de ángel de la guarda y entones entiendes que esa mujer que siempre parecía estar en la mas absoluta soledad, te acompaña esa noche para aclarar junto a ti tu vida.

Descubres que por joven que seas, caminas inexorablemente hacia una madurez y sientes que te estas haciendo viejo. Vuelves a sentir que estas aprendiendo, es el mismo sentimiento que aparecía todos los septiembres cada vez que contemplabas los libros del nuevo curso que impolutos, permanecían comprados para ayudarte a comprender un poco mas lo que la vida te repara. El mismo sentimiento de saber que estas creciendo, el mismo de cuando soplabas las velas de la tarta de cumpleaños y ansioso te disponías a abrir los regalos, intentando descubrir que maravillosa experiencia esconde la vida detrás del papel.

En esas noches organizas todas tus emociones y descubres que hasta el mínimo detalle que llevas acabo en tu vida y que en días anteriores carecía de sentido, tiene uno tan especial que eras incapaz de verlo. Es una de esas piezas azules del cielo de un puzzle, que piensas que nunca vas a ser capaz de encajarla y cuando menos lo esperas, inmerso en otra tarea la contemplas, y sin mirar el puzzle sabes cual es su ubicación. Es ahora cuando los sentimientos de agobio y tristeza hacen su metamorfosis, y se convierte en unas experiencias extraordinarias por formar parte del todo.

Cobras vida en el muñeco musculoso con el que de niño, corrías tantas aventuras. Ansias descubrir cual es el próximo castillo que admirarás. El siguiente dragón que enfrentándote a terribles miedos serás capaz de vencer. Y por que no decirlo, cual será la próxima princesa que en sus ojos, veras reflejada la llama de la pasión y que tenderá sus largos cabellos, para que subas a su encuentro trepando pertinaz por una verde enredadera.

En esos momentos es cuando descubres, que estas sumergido en la mas absoluta felicidad. Te sientes parte del todo y comprendes a la persona mas difícil de entender, esa misma que hasta hace poco, vagaba sin conciliar el sueño en las dunas de la cama.

"A mi amiga Trini que me da tantos y tan buenos consejos para seguir siendo feliz GRACIAS"

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Sr. Martinez, sin duda un diamante en bruto en proceso de pulir, es lo que tienes entre los dedos. Un escritor de pluma como los de antes que ha entrado de lleno en el mundo de las nuevas tecnologías...
    Te seguiré de cerca, amigo...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar